Los objetivos que se ha propuesto le deben sonar bastante bien: seguramente, están bien pensados y bien descritos. Pero todo objetivo de año nuevo,por bueno que sea, corre el riesgo de refundirse en el camino. Esos objetivos quedan sin alcanzar porque a veces falla la voluntad, la suya o la de su equipo, a la hora de realizar las actividades necesarias para lograrlos.

Afortunadamente, para usted y para todos nosotros, existen mecanismos que obligan a ejecutar, así la voluntad falle. Estos mecanismos son ritos que usted y su organización deben establecer.

Un rito es algo que siempre ejecutamos, llueva, truene o relampaguee. En buenas o en malas condiciones de la economía, de los negocios, de la organización o de las personas. Y los ejecutamos aún cuando la voluntad decae, como nos dice Tim Robbins (*). La buena noticia para usted es que existen ritos empresariales probados para que su empresa logre lo que se ha propuesto involucrando a todas las personas de la organización.

Un rito que puede poner en ejecución ya, en este inicio de año, para ayudar a comunicar los objetivos definidos, mantenerlos presente durante todo el año y ejecutarlos con su equipo, es el de Gestión del Desempeño.

Cómo notará, escribí gestión, no evaluación del desempeño. Lo hice porque la gestión del desempeño es un proceso más amplio, que incluye y engloba la evaluación del desempeño y la hace más efectiva.

La evaluación que, en sí misma, es un evento clave, se realiza solo al finalizar el año fiscal de la empresa, lo que le resta efectividad. La gestión del desempeño, al contrario, es un proceso que arranca con el nuevo año, una vez fijados los objetivos corporativos (es decir ¡ya!) y se prolonga por todo el período, incluso más allá de la evaluación de desempeño.

El cierre del proceso de gestión del desempeño no ocurre, como muchos creen, con la evaluación del desempeño. Esta etapa del proceso provee a la empresa información detallada que debe servir de base para tomar decisiones sobre las personas que trabajan en ella, tanto a nivel de conjunto como a nivel individual en temas claves: de salarios y compensación; de capacitación y desarrollo; para diseñar o modificar planes de carrera y de sucesión. El cierre se da entonces cuando esas decisiones se toman y se ejecutan.

Para su tranquilidad, en Periplia estamos en capacidad de suministrarle ya un método para gestionar el desempeño de su empresa. Es más, nuestro método viene acompañado de una herramienta en línea para hacer este proceso más rápido y eficaz, facilitando y controlando su implementación y ejecución.

Ambos, método y herramienta están a un click o a una llamada de distancia, para que usted y su empresa puedan convertir esos objetivos en resultados involucrando de una manera efectiva a todas las personas que trabajan con usted.

Ingrese a nuestra página, www.periplia.com, y contácteme, o llámeme al +57 1 510-8038. Mi interés y el de mi equipo es que su empresa pueda empezar ya a ejecutar las acciones que le van a permitir cerrar el 2015 como uno de los años, si no el año, más exitoso de su empresa. Con todo lo que eso significa para usted, su equipo, sus clientes y sus proveedores.

(*) Este vídeo de Tony Robbins, en inglés pues no hallé la versión en español, puede ayudarle a revisar sus objetivos para este 2015https://www.youtube.com/watch?v=FbxJQpPKygU

enero 19, 2015