Por Paola Hernández.

Los equipos de trabajo se alimentan profesionalmente de la motivación que inyecta un buen líder, de la satisfacción por el deber cumplido y la compensación por su labor dentro de la compañía. Lo ideal es tocar el corazón del colaborador y transmitirle el sentir que, desde cualquier nivel dentro del organigrama, su aporte es fundamental para alcanzar los objetivos visionados.

Esta premisa es aplicada en las organizaciones; unas lo hacen con éxito y otras la desconocen o intencionalmente no la llevan a la práctica. No quiero decir que sea una obligación, pero sí debería ser una política interna inquebrantable. Las compañías deben entender que el activo más importante es un trabajador motivado, pero en algunos casos y erróneamente, creen que la satisfacción de su gente radica en lo más básico, tener un empleo.

En la independencia laboral, se ven los toros desde la barrera. El compromiso con el trabajo es otro, el placer de hacer lo que realmente a uno le gusta, administrando el tiempo y siendo su propio líder. No está mal hacer las cosas por dinero. Cuando eres tu propia inspiración sabes que la recompensa es tener ingresos y alcanzar los sueños, algo que te da la libertad de dejar atrás las limitaciones.

Mi pensamiento no siempre fue así, tuve empleos en los que desde mi espacio, hice silenciosamente las tareas sin recibir ese reconocimiento que alegra el alma. En ocasiones, sentía que el problema era yo, de pronto no hacía las cosas tan bien o a lo mejor no tenía la suficiente motivación para poner todo mi empeño en hacer un trabajo que le significara a mi jefe los méritos ante los demás. Nunca aprendí del todo, cómo ser una pieza suelta en un engranaje que parecía estar fragmentado. Las alas se cortan cuando no hay un liderazgo claro y la inspiración por lo que se hace, no es el motor que impulsa el corazón.

Con el paso del tiempo, comprendí que podía convertirme en mi propia motivadora. Bastó con apropiarme de mi valor y talento, para adquirir el buen hábito de tomar las riendas y no dejar que los demás decidieran ser felices por mí. Con plena convicción en cambiar lo que me afectaba, tomé la iniciativa de documentarme y automotivarme con cosas que veía por ahí: la frase, el libro, el meme, la recomendación del amigo, el consejo de mi mamá, entre otras. En esa búsqueda de alimento para llenar la vida, llegué a TED – ¡imagino que tienes idea de esto!

Ver a tanta gente que la mueve el fuego interior por lo que hace, me dio la razón que necesitaba para hacer click y cambiar mi actitud; quería ser la heroína en mi historia y decidí escribir cada capítulo a mi manera. No hay diferencia si eres parte de una empresa, emprendedor o freelance, todos necesitamos que alguien nos eche su cuento y a la vez nos haga pensar en que siempre hay un motivo para soñar y sentirse pleno en cada momento.

Me acostumbré a ver estos contenidos y hasta hoy, hacen parte de mi formación profesional y personal. Me atrevo a hacer una lista con TED Talks, que pueden ser útiles para tu trabajo en equipo o en la construcción de tu propia compañía, vale la pena verlos y escuchar historias:

 

Cómo la selección argentina de fútbol para ciegos se convirtió en campeón: A través de un relato salido del alma, Gonzalo Vilariño te cuenta cómo logró que la selección de fútbol para ciegos de Argentina lograra dos campeonatos del mundo y dos medallas Paralímpicas, con confianza en sí mismos y viendo la vida con los ojos del alma. https://www.youtube.com/watch?v=cgnT2vFp1Y8

 

Solo cambié mi actitud y todo cambió: Juan Bautista Segonds cree que las cosas más pequeñas de la vida, te llevan al paraíso o al infierno. Estos dos lugares pasan de ser espacios físicos, a decisiones de vida. ¿Has pensado alguna vez que tomar una ducha de agua caliente, puede ser el sueño más preciado de un niño en oriente medio? https://www.youtube.com/watch?v=Fm_M5rej3eU

 

Eres más inteligente que la empresa para la que trabajas: Sácale provecho a algo que tienes tú y de lo que carece la empresa para la que trabajas, cerebro. Javier Martínez te explica cómo el aprendizaje rápido, te hace superior a una compañía. https://www.youtube.com/watch?v=rNwnEwlsNSA

 

Resetea tu vida y encuentra tú propósito: Nunca nadie nos enseño a vivir sin un rumbo. Con la charla de Cristina Muñoz, las enseñanzas para ser feliz, están en aprovechar la existencia de tus fortalezas y talentos. https://www.youtube.com/watch?v=DuC2n9lmaMA

 

*Crédito de imagen: Vector de Fondo creado por dooder

junio 1, 2018