Por Juan Antonio Pizarro CEO Periplia

 

La meteorología es la rama de la física que aborda los fenómenos que ocurren en la atmósfera. Estos se refieren a una gran variedad de procesos.

 

Parodiando esta definición podemos decir que clima laboral es la rama de Recursos Humanos que mide los fenómenos que ocurren en las relaciones de trabajo de una empresa y que, al igual que la meteorología, se refiere a una gran cantidad de procesos.

La temperatura se viene midiendo hace varios siglos (Galileo Galilei inventó uno de los primeros “termómetros”) y desde 1850, es decir hace 165 años, tenemos registros confiables. Hoy todos los países del mundo miden el clima y comparten los resultados, aunque no todos tienen el mismo nivel de confiabilidad.

Medir el clima laboral con instrumentos diseñados para este fin es un hecho mucho más reciente. De acuerdo con Wikipedia las primeras mediciones, que no eran exactamente de clima sino de actitud de los empleados, empezaron en las empresas industriales en USA por los años 20 del siglo pasado. Durante y luego de la II Guerra Mundial, entre 1944 y 1947, se vivió un crecimiento de las encuestas de actitud derivado de investigaciones realizadas por el Ejército gringo sobre opiniones de los soldados en torno a temas que iban desde la calidad de la comida hasta la confianza en el liderazgo.[1]

A pesar de que hoy muchas empresas miden el clima laboral, creo que aun hay espacios de mejora que pueden venir de las lecciones de medir no el clima laboral, sino el planetario. De la meteorología podríamos aprender al menos 5 cosas:

  1. Cómo definir los factores que influyen en el clima laboral, pues este al igual que en el otro clima es el resultado de muchos elementos

  2. “Con qué frecuencia realizar mediciones, toda vez que es posible que las empresas estén perdiendo la oportunidad de influir sobre el clima laboral cuando las mediciones se realizan cada 12 o 24 meses.

  3. “Cómo elaborar mapas del clima bajo el entendimiento que el clima laboral, al igual que el otro, varía de área en área, de departamento en departamento.

  4. “Qué hacer con las alertas sobre los cambios en el clima organizacional, pues reaccionar a tiempo puede significar la diferencia entre perder o no personas valiosas para la empresa que se van, pues el clima de su área se ha deteriorado de manera rápida y profunda en cuestión de días.

  5. “Cómo realizar pronósticos sobre el clima laboral futuro de la empresa, teniendo los datos históricos y analizándolos para diseñar políticas, procesos y acciones para crear el clima laboral que queremos.

Medir el clima laboral es más complejo que medir el clima meteorológico pero, al contrario de lo que ocurre con este último, una vez medido es posible intervenirlo y controlarlo.

 


[1] https://en.wikipedia.org/wiki/Employee_surveys

julio 10, 2015